Mi primera vez en un hostal

Aunque en un principio había reservado un hostal muy mochilero, pensé que mi primer acercamiento a este tipo de acomodación debía ser un poco menos extrema, y no es porque siempre me haya hospedado en los mejores hoteles, aunque por muchos años gracias a invitaciones de prensa, lo hice, la verdad es que no le invierto mucho al hotel, siendo sincera, es donde menos tiempo se pasa en un viaje, y estamos tan cansados que posiblemente dormiríamos sobre una puntilla, sin problema.

Tomar la decisión no fue fácil, pero como dije antes, es bueno salir de la zona de confort. Descubrir nuevas formas de viajar es parte de mi trabajo periodístico. Ya había probado el año pasado Airbnb y me pareció fabuloso, siempre y cuando vayas con mas viajeros ya que alquilas una casa completa por un bajo precio. Tener un anfitrión pendiente de ti, también me pareció una gran experiencia. Sin embargo, este era un viaje en solitario; así que me decidí, y reservé en un hostal boutique. What? boutique? eso existe? Sí.

Obviamente cuesta más que un hostal regular pero es mucho mas económico que un hotel. Ya me había hospedado en CDMX (Ciudad de México, recuerden que ya no es D.F) en hoteles 5 estrellas y tres estrellas que, la verdad, éste último no me pareció nada bonito y sobre todo descuidado y viejo, y no es lo que esperas de un hotel de 100 dólares la noche (hace 7 años).

En este lugar, en cambio, pagué unos 450 pesos mexicanos, algo así como 26 dólares la noche en habitación femenina compartida de ocho camas, acomodadas en 4 camarotes. El lugar esta perfectamente ubicado en el centro histórico, cerca  de dos estaciones de metro y varias paradas de autobús, supermercados y puntos turísticos, obviamente, en la noche no es tan recomendable pasar por algunas calles, pero es normal si te quedas en el centro de una ciudad; así sea en el mejor hotel de la zona.

100% real

Esto es cero publicidad, porque pagué de principio a fin mi estadía, pero es que realmente me encantó. Con un diseño super cuidado, zonas sociales instagrameables, la atención de primera, esa fue mi primera impresión. Obvio, ayuda mucho que hace tan solo dos meses abrieron, pero el gusto al decorarlo es impecable. Algo que me encantó, no sé si en todos los hostales es así, es la amabilidad de quienes te reciben, no es como un hotel que medio revisan, y todo lo hacen a cambio de la propina, acá fue como llegar a la casa de un amigo, la atención fue de primera, me entregaron la tarjeta y me dieron mi número de cama.

Me sentí ansiosa, no lo niego, pero no había vuelta atrás, bajé el ascensor y me encontré con la habitación 140, abrí y mis, ahora compañeras de cuarto, estaban durmiendo, llegué a eso de las 6am. Intenté no hacer mucho ruido, encontré mi cama perfecta, un colchón super cómodo, un plumón para cubrirme, cada cama tenía cortina, caja de seguridad, enchufes, luz y un gancho para colgar mis cosas. Me encantó, tenía un locker con el número de mi cama, solo que no llevé candado grande y los pequeños que se usan en las maletas no alcanzaban a cerrarlo. Así que opté por dejar siempre mi maleta con el candado puesto.

Sinceramente me sorprendió ver cómo la mayoría dejaban sus celulares y billeteras encima de sus camas sin mayor complicación.  Compartí cuarto con  una chica de Guatemala, radicada en China, muy simpática y una experta viajera; otra chica de japón que hablaba muy bien el español; una argentina que venía a una capacitación empresarial, y había decidido llegar antes para recorrer un poco la ciudad, y otra chica americana. Todas, muy amables, respetuosas y  dispuesta a ayudar. Me encantó encontrar gente así; que sin problema te cuenta, te guía y comparte contigo un café. Sin ser una obligación o que todos quieran socializar contigo, pero abre las puertas para intercambiar ideas y reír un rato.

Compartir baño 

Siempre pensaba: “Compartir el baño, qué pesadilla”, hasta que analicé lo siguiente: cuando entras a un baño público porque estas en un evento, un centro comercial, la oficina donde trabajas, una atracción turística, etc. compartes el baño, no una, muchas veces lo has hecho, cuál es la diferencia? claramente, ninguna…y las duchas. Pensaba. Quién no ha ido a parques acuáticos, spa, y usas un regadera que no es la de tu casa? obvio,  tomas tu precauciones, lleva tus chanclas y tus implementos de aseo y listo. Es privada, tiene su puerta y lavamanos. Nadie más te verá bañándote. Habían dos duchas y un baño en el cuarto. Si analizas, los tres son independientes, así que no tendrás que esperar mil años para usarlos. De igual forma, los hostales cuentan con más baños y duchas fuera de los cuartos.

Dormí como un ángel

Durante el día no volví al lugar, y al caer la noche, cansada, me duché y quedé lista para dormir. Cerré mi cortina, prendí la luz de mi cama, revisé correos, puse a cargar el celular y listo. El diseño del lugar es precioso y funcional, ya que por más que la chica de arriba de mi camarote se moviera, no sentí movimiento alguno, y eso que tengo el sueño super liviano. Además me di cuenta de que dormía más tranquila sabiendo que alguien mas estaba en el cuarto.

Cuando era niña, mi mamá me contó varias veces una historia de cuando a ella se le apareció un fantasma en el cuarto de un hotel; desde allí, jamás he disfrutado dormir sola en esos lugares, me da mucho miedo, dejo alguna luz prendida o no cierro las cortinas, en este caso, como estaba acompañada, tuve cero miedo, así que fue un super punto a favor.

Para no hacerles largo el cuento, el desayuno fue fabuloso, hay varias mesas para desayunar, una cocina con un diseño mexicano precioso con todo lo necesario, una zona de juegos que no alcancé a usar, pero vi que tenía muchos juegos de mesa, X- box, TV y un agradable ambiente, además planean este mes abrir la piscina y la terraza.

#Mistipsdeviaje Si lo tuyo no es la fiesta, obviamente, estos lugares están diseñados para compartir. Te sugiero, entonces, no quedarte entre viernes y sábado porque seguramente te encontrarás con alguna actividad de integración, que de ninguna manera es obligatoria y, aunque el ruido no se sintió tan fuerte, si definitivamente no te gusta la bulla, es mejor que no escojas esos días para quedarte en un hostal. Si bien el perfil es de una joven mochilero, los hostales también cuentan con alcobas privadas, la combinación perfecta de economía, privacidad en un amable ambiente viajero.

Implementos Básicos:

Candado grande para el locker

Sandalias para bañarte

Si deseas, llevar toalla, no todos los hostales te dan una.

Importante leer muy bien las reseñas del lugar, no siempre te guíes por los comentarios de la misma página donde vas a reserva ya que, claramente, te mostrarán las reseñas más bonitas. Hay un sin fin de opciones; así que tómate tu tiempo y escoge el que mejor se acomode a ti.

Cuál fue ese maravillosos hostal Boutique?

Me hospedé en el hostal Casa Pepe en Ciudad de México.  Búsquenlo y verán las reseñas y fotografías, es preciosos, y sus empleados, espectaculares. Les aseguro que será una gran experiencia.

Foto de abrir tomada de Facebook/soycasapepe

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password